¿Por qué es importante el IoT en una PYME?

El avance del Internet de las Cosas es una tendencia que cambiará la forma de interacción entre las compañías y sus clientes. Su incorporación será vital en una empresa. 

Si bien el concepto no está del todo claro en algunos sectores, la revolución del IoT, o también llamado Internet de las Cosas, será inevitable en las empresas y su incorporación hará que dejen de ser analógicas para evolucionar así a lo digital.

Tal como puntualiza Toshiba en un comunicado, esta tendencia que se enfoca en las cosas conectadas mediante sensores, está presente en gran parte de los objetos que hoy nos rodean; y que ya producen y publican su propia información en la web. Asimismo, el IoT plantea un ecosistema en el cual se contiene información de carácter personal referido a los productos que los clientes demandan, los servicios que consumen, sus gustos, lo que los emociona y sus interrelaciones con otras personas.

En lo que respecta al mundo empresarial, la incorporación de este segmento significa un giro importante en la forma en que las empresas podrán relacionarse con sus clientes y proveedores, además de los aportes que traería a la logística, agilizando las tareas del día a día de las compañías. “El IoT revolucionará lo que hoy conocemos en todas las industrias. Las marcas van a tener la posibilidad de establecer una conexión más fluida con los consumidores en cada momento del día y lo más importante: la customer interactivity. Esto significa que vamos a poder escuchar lo que necesita el consumidor y le podremos responder con el mensaje correcto, en el momento correcto y en el dispositivo correcto”, remarcó Gustavo Biassoni, Gerente de Marketing de las operaciones de Toshiba en Argentina.

Así, el IoT puede emplearse en todos los aspectos de la vida, sean cuales fueran las motivaciones: diversión, entretenimiento, agilizar procesos, seguridad, mejora de la calidad de vida o evitar tareas aburridas. “A medida que el usuario vea cómo el IoT se entrelazan la cotidianeidad de su día y lo ayuda a encontrar lo que necesita de una manera más cómoda y fácil, sin duda estará más permeable a modificar comportamientos a cambio de soluciones”, agregó el vocero.

Sin embargo, su implementación se presenta como un gran desafío para las empresas en lo que respecta al manejo de la información obtenida, ya sea en la recolección de los datos masivos, el almacenamiento, la compartición, interpretación y el análisis de patrones repetitivos. Según Biassoni, es inevitable y necesario para las empresas, que quieran dejar de ser analógicas y evolucionar hacia lo digital, repensar los procesos de trabajo en pos de lograr mayor precisión y efectividad.

“Los equipos de trabajo deberán evolucionar para dominar e integrar estas nuevas tecnologías en cada una de las etapas correspondientes, habiendo una gran necesidad implementar sistemas que ayuden a decodificar la información valiosa sobre la cual trabajar. La información precisa es una herramienta muy eficiente, pero la sobreinformación puede ser contraproducente. Si el usuario se siente invadido, simplemente nos cerrará la puerta a la posibilidad de contacto”, dijo. Por eso, las marcas tendrán que ganarse el permiso de interactuar con sus usuarios a través de la generación de una relación afectiva y de respeto, de manera que ellos deseen hacerlo.

“El IOT no es una moda, es una tendencia que no puede detenerse y que ya empezó a tener gran influencia en las sociedades de los países más desarrollados. Tarde o temprano, también va a llegar a la Argentina. Lo primero que necesitamos es infraestructura en telecomunicaciones, mayor cobertura, más ancho de banda y más velocidad para no frustrar a los consumidores con su experiencia. Si no contamos con el medio, será imposible hacer funcionar cualquier tipo de dispositivo. Una vez solucionada la conectividad, será fácil poder acompañar al consumidor en cada momento del día, esté donde esté”, finalizó Biassoni.