El microprocesador cumple 44 años

El 5 de noviembre de 1971 fue presentado el primer microprocesador de la historia: el Intel 4004

El cerebro digital de las PCs festeja su cumpleaños número 44. Específicamente, el el 15 de noviembre de 1971, Intel daba a conocer el primer procesador, el Intel 4004. En ese momento fue creado para darle “vida” a una calculadora japonesa, pero este hito se convirtió en el comienzo de la computación portátil y de todos los dispositivos digitales que hacen la vida más fácil.

Aunque la mayoría de las personas nunca vio un microprocesador de cerca, estos chips interactúan a diario en portones eléctricos, cajeros automáticos, computadoras de escritorio, equipos All-in-One, tabletas, dispositivos 2en1, smartphones y relojes inteligentes. Pero nada de esto sería posible sin la existencia del microprocesador.

De esta forma, según cuenta la historia, la ya famosa calculadora que el Intel 4004 hizo funcionar pertenecía a la compañía japonesa Busicom y su microprocesador fue desarrollado en las oficinas de la entonces joven Intel en California. Los responsables fueron Federico Faggin y Marcian Ted Hoff de Intel, junto al aporte de Masatoshi Shima de Busicom. “El rápido desarrollo de los procesadores nos permite contar hoy con verdaderas computadoras que se pueden llevar en el bolsillo, como el Intel Compute Stick. La evolución en su diseño ha permitido contar con dispositivos de alto rendimiento, cada vez más eficientes y más pequeños”, dijo Mariela Bravo, Gerente de Consumo de Intel para Argentina.

Intel 4004.
Intel 4004.

¿Cómo se dio la masificación digital?

Según menciona Intel en un comunicado, una de las claves para que los microprocesadores se masificaran corresponde a la búsqueda de fabricantes por cumplir con la Ley de Moore, que fue creada por Gordon Moore, uno de los fundadores de la compañía. Según esta ley, cada dos años aproximadamente se duplica el número de transistores en un microprocesador, en el mismo o menor espacio. Continuando con lo predicho por la Ley de Moore (planteada en 1965, seis años antes de la presentación del microprocesador), hoy podemos hacer de casi cualquier objeto uno “inteligente” gracias a la adición de un chip digital. Esto da lugar también al Internet de las Cosas, tendencia que crece y tomó impulso con la apuesta de Cisco; y de la cual Intel hizo referencia en su evento anual en Argentina.

“Se puede añadir inteligencia a lugares que nadie imaginó nunca, como autos, casas, audífonos, lavarropas, timbres o lentes”, agregó Bravo. La tecnología actual presenta un panorama en que la potencia de estos chips, no sólo volverá “Smart” a ciudades enteras, sino que también tomará información para generar predicciones, de acuerdo a la data que reciban de sus usuarios, comportándose más como lo haría un asistente que como una computadora personal, a través de robots u otras herramientas.