Ford trabaja en un vehículo diésel y sustentable

ESET

La firma encabezará un proyecto de 3.5 millones de euros para investigar combustibles alternativos, los cuales se pueden sintetizar con energía eólica, solar o productos de desecho.

El cuidado del medio ambiente es un tarea que está en la mente de varias automotrices de la actualidad. Esta vez, Ford anunció que está trabajando en un proyecto de investigación, con un presupuesto de 3,5 millones de euros, para indagar sobre el uso de combustibles alternativos que podrían ofrecer a los usuarios la potencia y rendimiento de los motores de combustión interna modernos, y entregar beneficios medioambientales similares a un coche eléctrico.

Según informó la firma en un comunicado, el gobierno alemán se encuentra detrás del cofinanciamiento de este proyecto y en tres años empezarían a probar los primeros vehículos impulsados con éter dimetílico (DME), utilizado como propulsor no tóxico en el gas de sprays aerosoles, y éter de oximetileno (OME1), un líquido que se usa como disolvente en el área química. Estos éteres pueden generarse a partir de gas natural fósil y biogás; o a través del proceso de ‘energía a líquida’, empleada en fuentes renovables como la energía solar o la eólica junto con el CO2 capturado del aire.

Ambos éteres serán el combustible que llegue en los coches de la línea Mondeo. “El CO2 producido por un vehículo impulsado por éter dimetílico, extraído de fuentes renovables, podría compararse con el generado por un corredor de maratón al cubrir esta distancia, pero con el rendimiento equivalente al de un vehículo con motor diésel”, destacó Werner Willems, especialista técnico de sistemas de combustión de motor de Ford Europa. “Este es un proyecto que podría ayudar a lanzar al mercado autos con emisiones de dióxido de carbono y partículas muy reducidas a precios asequibles”

Fuente: Comunicado de Ford.